jul 01

1992Me ha desvelado la música del transistor -muy baja,- cuando eran más allá de las cuatro de la madrugada: estaba sonando “Barcelona” interpretada por Montserrat Caballé y Freddie Mercury en el Estadio de Montjuich, con motivo de las Olimpíadas de 1992. Creo que el subconsciente se activó como un resorte, al identificar la melodía; desperté y presté atención para rememorar aquel momento inolvidable -tanto,- que el vello se me erizó igual que cuando la escuché y vi por primera vez, el día de su interpretación.

Al finalizar la canción, me sumergí en los días en que se celebraron las Olimpíadas, y recordé con orgullo y con sentimiento, la dedicación voluntariosa que muchos prestamos en atender a las preguntas de los miles de extranjeros dispersos por la ciudad. Nos entendíamos como sabíamos y como podíamos; colaborando con orgullo, desde nuestro deseo de dejar bien alto el merecido distintivo, que los voluntarios olímpicos elevaron a la cumbre junto con todos quienes participaron en la organización. Y a fe que lo conseguimos; y no porque fueran nuestras aquellas Olimpiadas, sino porque la organización y la presentación fueron sencillamente magníficas. Así nos lo reconocieron, y nos satisfizo que lo hicieran.

Pocas veces se tiene ocasión de participar colectivamente, volcándose en lo que cada uno podía, y sintiendo la emoción tan a flor de piel, que el simple hecho de verlo hecho realidad llegaba a desbordar la capacidad de nuestros ojos. Eran lágrimas de verdadero orgullo y de protagonismo colectivo. Y quienes no estuvimos participando directamente en los actos de la inauguración de la Olimpíada, pero presentes en los Juegos ParaOlímpicos, donde aún más si cabe, la emoción era intensa al descubrir aquellos atletas inmensos, que hicieron de sus minusvalías un escalón para elevarse en él. Xavier Mariscal tuvo el acierto de diseñar la imagen de una sensible Petra, que sin brazos, representaba al conjunto de todos aquellos participantes paraolímpicos.

Fueron éstos unos Juegos -para mí particularmente,- llenos de emoción, abrazos y felicidad compartida. Imborrables en la mente y marcados en el corazón, con la absoluta seguridad de que me acompañarán mientras viva. Es verdaderamente destacable, que un acto social multitudinario llegue con tal profundidad -y a tantas personas a la vez,- como aquel de 1992, que consiguió hacernos vibrar y sentir una euforia infinita. Como sólo se produce muy pocas veces.

Gracias de corazón, a todos los que lo hicieron posible.

Javier de la Casa

 

 

 

 

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress