nov 04
El diálogo es conversación, discusión o trato entre dos o más personas; sin coherencia es diálogo de besugos, si los interlocutores sólo piensan en sí, ...

El diálogo es conversación, discusión o trato entre dos o más personas; sin coherencia es diálogo de besugos, si los interlocutores sólo piensan en sí, …

En una publicación humorística semanal dedicada a los jóvenes y al público en general, se solía publicar una breve columna titulada “Diálogos para besugos”, que trataba sarcásticamente de diálogos intranscendentes, en los que dos interlocutores mantenían una exposición autónoma e independiente del contenido de sus mensajes hablados.

De ello resultaba una conversación trivial, sin sentido, sin contenido, ni relación entre sí, que más se parecía a un diálogo entre idiotas, en el que cada cual contaba su relato, sin querer saber ni oír la opinión ni la respuesta del otro.

Esa forma de diálogo absurdo me viene a la memoria, al escuchar las charlas eruditas de determinados “tertulianos” que se autodenominan como tales, y que se manifiestan sin ningún recato, a través de los medios de comunicación.

Algunos, tienen además establecido un sistema sofisticado y grosero, que busca conseguir evitar que el otro interlocutor consiga hablar; le interrumpen, le repreguntan, le manifiestan o le inquieren, cada vez que el que tiene que hablar inicia su relato.

El resultado es infumable, cuando además el otro interlocutor hace lo mismo, con lo que finalmente aquello se asemeja a un guirigay de cotorras, del que la víctima es quien intenta seguir sus manifestaciones, y que acaba acordándose de todos los ancestros de ambos interlocutores, hasta que finalmente opta por la sabia decisión de cerrar la radio o la televisión, según cual sea el medio tan mal utilizado.

Otro sí, se ganan los llamados “conductores” de los tales llamados programas de tertulias: a muchos no se les ocurre mediar en ningún momento, ni intentar conseguir que exista un orden entendible y audible, en la emisión de tantas preguntas y réplicas superpuestas.

Más que tertulias, se asemejan a luchas cainitas para intentar ver cuánto consigo hablar yo, y sobretodo, cuanto te impido hablar a ti. Son toda una delicia como tertulianos, cuyo valor comunicativo solo tiene que ver con el final de la palabra que los identifica (-anos).

¿Pero cómo puede llegar establecerse nunca, un diálogo atractivo, entendible, cultural, creativo o formativo, con el destrozo que hacen tales besugos.?

Así se puede colegir, que si la política es la gestión pacífica de los conflictos, se tengan tan malos resultados, en los intentos de aproximación en las negociaciones.

El sentido común nos indica que primero hay que aprender a hablar, luego a darle contenido a las ideas, y finalmente ser capaz de mantener una conversación lúcida y ser capaz de escuchar la opinión del otro.

Dialogar no es cotorrear más alto ni decir más paridas que tu interlocutor; con ello lo único que se consigue es agotar al otro y agotarse uno, y sencilla y llanamente, conseguir que tal esfuerzo no sirva para nada.

Javier de la Casa Serra

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

Un comentari a “Diálogos para besugos”

  1. jose Ant escrigué:

    Me ha gustado mucho. Completamente de acuerdo. La mayoria de tertulias son un dialogo de sordos mal educados. Una persona que no es capaz de escuchar con educación la opinión de otra, no merece ser escuchada.

Fes un comentari a jose Ant

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress