mai 29

grilletesDesde que se tiene conocimiento del desarrollo y modernización de las sociedades, éstas han tenido un factor común a todas ellas: el deseo de hacer uso de sus libertades.

Hace poco más de cuatro días, la esclavitud era un hecho conocido, aceptado y potenciado; hoy el libre albedrío, el deseo de libertad personal, y el poder hacer tu voluntad, se abre paso entre un cúmulo de normativas, leyes, decretos y normas, que de una forma u otra limitan y encauzan esa libertad. Aún a pesar de ello, las sociedades -con no pocas dificultades,- hacen verdaderos esfuerzos por avanzar, con mayor o peor fortuna.

Parapetados tras la ciencia y la tecnología, paso a paso hemos avanzado en lo que se ha dado en llamar “cotas de progreso”, relacionadas con distintos campos de actuación.

No deja de ser paradigmático, que esa misma ciencia de progreso e informatización, en parte acabe convirtiéndose en una nueva forma de esclavitud aceptada sin resistencia, por una buena parte de la población.

La dependencia de multitud de sistemas de control, puede llegar a límites agobiantes: un simple móvil puede detectar si un transportista lleva algunos minutos parado en su ruta, y su empresa “le da un toque” por ello. Nuestros datos médicos, fiscales y personales, están informatizados hasta tal punto de detalle, que puede conocerse si se ha recogido o no, un determinado medicamento. Los datos bancarios facilitan información sobre en qué inviertes o gastas tu dinero, o si eres socio de una determinada actividad,… etc. Etc. De hecho, casi no se puede dar un paso por la calle, sin ser filmado,… en aras de tu seguridad. El “Gran hermano” de George Orwell, se ha convertido en realidad.

Y es por ello, que no deja der ser sorprendente, con qué facilidad los seres humanos nos encadenamos aún más: la dependencia del móvil, ordenador, tablex, whatsapps, e.mails, webs, juegos, apuestas on line, redes sociales,… se comen nuestro tiempo y libertad.

Hasta el punto de que ya es una preocupación el número de muertos en accidentes de tráfico, producidos por aquello de querer conducir y atender a la vez el teléfono o el GPS. O esa multitud de ausentes, que atraviesan la calzada con los ojos alucinados en la pantallita, o deambulan por las aceras, como un auto de choque manejado por un conductor ciego.

Bienvenidas las nuevas tecnologías,… siempre y cuando no sean a costa de la integridad física, psíquica o mental de quien las usa.Las nuevas especializaciones médicas, para “reconducir adicciones” derivadas del manejo de éstas herramientas, están en auge, y ello es porque el número de adictos aumenta exponencialmente.

Los expertos aseguran, que cuando se saben detectar los síntomas, se pueden evitar las causas y los problemas que de ellas se derivan. Quizás habrá que aprender cómo manejar a nuestro favor, estos nuevos artilugios, antes de que nos conviertan en sus esclavos.

Javier de la Casa

 

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

2 Comentaris a ““El homo electrodomesticus””

  1. Rosa escrigué:

    Magnifica descripción de nuestra sociedad “prisionera” de las nuevas tecnologias, que siendo cierto, que en ocasiones pueden facilitarnos la vida, no es menos cierto que nos crean una dependencia casi inhumana..

  2. Magui escrigué:

    No podemos permitir que las nuevas tecnologías creen esclavitud, debemos conseguir que sea la tecnología la que esté a nuestro servicio aún sabiendo que resulta difícil encontrar el equilibrio tenemos que intentarlo.

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress