mar 03

Los expertos en conducta humana suelen establecer, que las dos emociones básicas sobre las que se basan todas las decisiones del ser humano, son solamente dos: el miedo y la confianza. En el primer concepto -el miedo,- podríamos encontrar derivaciones que van desde el pavor, el pánico, el espanto, el horror, la angustia, el estrés, la depresión, etc. El segundo concepto, -la confianza,- tiene una gama más amplia que el primero, y que se relaciona con la seguridad, la certeza, la convicción, la serenidad, la calma, la fidelidad, el deseo, el anhelo, el amor, la pasión, etc.

Cualquier decisión -para abreviarlo conceptualmente,- se basa en estos dos conceptos: lo que no queremos (el miedo), que nos bloquea, nos invalida o nos paraliza, y lo que si deseamos (lo que amamos), que nos ilusiona, nos apasiona, nos vigoriza o nos activa. Ambos conceptos son los motores de nuestras emociones, pero las dos líneas básicas son las que facilitan decidir en un sentido o en otro, y por lo tanto previas a cualquier razonamiento, que luego podemos evaluar no ya desde la emoción, sino desde la conveniencia. Miedo y Confianza son dos emociones asociadas al ser humano desde tiempos muy remotos, y forman parte de su sistema de evaluación para la supervivencia.

Científicamente está comprobado que una condición para reducir o anular el miedo, está directamente relacionada con la capacidad de confianza que uno tiene en si mismo. Se tiene miedo a aquello que puede ir en contra de la propia persona, pero ello se anula, a partir del momento en que se genera la propia confianza, y ese hecho deja de causarnos temor. Esto nos lleva, a que el conseguir alcanzar un estado de confianza por la vía del autoconocimiento, de la identificación de la realidad o de la evaluación del riesgo, es muy importante para cualquier faceta de nuestra vida sobre la que tengamos que reaccionar y tomar decisiones.

En nuestra sociedad actual no han dejado de existir los miedos -y quienes se aprovechan de ello,- manejando informaciones que causen temor, con el fin de conseguir determinadas reacciones en la población. Ello sin dejar de tener en cuenta la influencia de las continuas situaciones sociales que también lo provocan: despidos, desahucios, enfermedades, dificultades económicas, problemas familiares, accidentes, etc. Un motivo más, para querer conocer como auto-gestionar la confianza, la autoestima y el equilibrio personal, como armas efectivas para que podamos establecer las posibles salidas a tales situaciones.

Javier de la Casa

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

Un comentari a “El poder del miedo”

  1. Mª Jesús Mandianes escrigué:

    Manipular a la población desatando el pánico con noticias falsas, las cuales a fuerza de repetirlas acaban pareciendo reales, es el arma utilizada por el capitalismo más salvaje desde hace mucho tiempo. Así consiguen generar desconfianza, modificar hábitos de consumo, alterar las políticas de inversión y justificar el cierre de empresas, conduciendo al paro y a la miseria a la clase media hasta conseguir reducirla a la condición de esclavos, que es el fin último de esa estrategia.

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress