nov 30

Ma (Angeles)Ganadora de la VI Beca Puénting de profesionalización Artística de la UMH y Mustang Art Galleri, con su obra “Mujer o árbol”.

Carla Souto, gallega, es una estudiante de 22 años cuando gana la beca. Se inspira para su escultura en el libro “El silencio de las sirenas” de Kafka.

Esto lo copie de internet. Cuando leí la sinopsis del libro comprendí un poquito más la inquietud de la autora: Sin embargo, las sirenas poseen un arma mucho más poderosa que el canto: su silencio. Esa es la fuerza que Carla Souto posee y me transmite en el silencio de la observación con su escultura Mujer o árbol.

En un principio me atreví a pensar que hubiese sido más acertado el mismo título pero con interrogantes, porque ¿qué es, parte del brazo de una mujer con ramas de árbol o ramas de un árbol en el brazo de mujer? Incluso una mano de mujer que bien podría ser de hombre, porque no hay, a mi juicio, ningún detalle que lo revele. He aquí la sabiduría del título que no condiciona. Soy yo la que al observar detenidamente y en silencio su obra, he de interiorizar en mí y con ella, con Carla, para descubrir en la red de pensamiento e inquietud que nos une, y Ver un poco más allá de lo que ven mis ojos que, para ver mejor, los cierro.

Veo la savia de un árbol circulando en silencio por su interior desde el extremo más delicado de sus raíces hasta la última hoja de sus ramas, sabiendo dónde dejar más parte de su esencia para alimentar y ayudar a crecer a un ser vivo. Un ser que primero será tierno y poco a poco, si la mano del hombre no clava en la tierra rígidos palos y sujeta con cuerdas o correas el incipiente tronco, lo poda a su gusto para que crezca controlado y sea igual a sus compañeros de destino según el lugar que ocupará de adulto, un paseo, una gran avenida o el jardín de un millonario. Si esto no ocurre, crecerá libre alimentándose de esa savia que a su vez se alimenta de los minerales de la tierra, el agua subterránea, la lluvia, la humedad, el viento, el sol…y todo lo tendrá a su alcance en el silencio del bosque, del huerto, del bancal, y cada cual, el árbol, un ser vivo que ofrece y comparte su vida y el ser humano, en una interrelación respetuosa, utilice sus ramas, fuertes y recias que en un principio dieron forma a los primeros utensilios utilizados en su evolución, fueron techo en sus cabañas, materia prima para sus muebles; que gozó de su sombra, su perfume, su fruto, que observa maravillado la forma que con el tiempo va cogiendo el rugoso tronco, cuando con el paso de las estaciones seca sus ramas, caen sus hojas y parece que ya no tiene vida, brota nuevamente ofreciendo la mejor sombra, el mejor fruto, la mayor fortaleza…porque está sirviendo, aunque no lo sepa, para lo que es su destino. Realiza la misión para lo que fue creado.

En ocasiones, a pesar de ser maltratado sigue cumpliendo su misión silenciosamente.

Y también veo una mujer que, como ocurre en la naturaleza, si la intervención de otro ser humano no ha maltratado su cuerpo, dirigido su mente, maltrecho su libertad, menospreciado su capacidad humillando su iniciativa, en una palabra, violado las leyes del amor que destruyen y matan, si nada de esto ocurre, ella, siguiendo el instinto de su corazón, sintiendo correr la sangre por sus venas, débil primero pero sabiéndose amada, protegida en la justa medida y capaz, crece, se fortalece y poco a poco, mientras va descubriendo, una diferencia que la distingue como ser humano, mientras va descubriendo, repito, su misión, se enamora de un hombre, sabe que con él dará fruto. Y en su proceso, ama, alimenta, cuida, lucha, acaricia, llora, se decepciona, sufre, ríe, vibra con la vida. Y pasan los años, su piel se arruga, en muchos casos es totalmente consciente de que no da el perfil de la mujer ideal, la que en esta cultura por la belleza externa muchas personas buscan desesperadamente. Sabe que posiblemente algunos seres humanos hemos olvidado dónde se encuentra la auténtica belleza, la auténtica fuerza. La mujer que veo en la escultura lo sabe, ha aprendido a entonar el canto de las sirenas y tal cual Es, ama, acaricia, cuida, lucha, trabaja, llora, ríe, cae, se levanta, vibra, vive: en silencio. Con el tiempo ha descubierto su misión.

En algunas ocasiones, la mujer, a pesar de ser maltratada, violada en el derecho más grande del ser humano que es su libertad, herida en lo más profundo de su alma, lame sus heridas y en un acopio de fortaleza y sabiduría intuye que a pesar de que algunos seres humanos han olvidado que venimos al mundo para amar y ser inmensamente felices, ella olvida ese detalle y sigue adelante con su misión en silencio.

Después de analizar todo lo que la escultura me ha transmitido tengo claro una cosa, no puedo elegir entre mujer o árbol; somos Uno en la Unidad del universo.

Ángeles Bosch

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress