mai 28

-De acuerdo, no se preocupe usted,  tan pronto como vea al señor Castro le entregaré el  paquete, puede estar tranquilo.

Paquetes, recados… esto es un no parar, menos mal que por ahora todavía me funciona la memoria. Son tantas las cosas que tengo que atender que hay días que  mandaría este trabajo a rodar. Naturalmente esto es sólo hablar por hablar porque en estos tiempos que corren no está una para buscar otra ocupación, además tal como decía sabiamente mi madre “en todas partes cuecen habas i en mi casa calderadas”. Lo que ocurre es que me siento cansada porque  los años no perdonan y no puedo dejar de pensar que todavía me faltan cinco para llegar a la jubilación.

Hace frío hoy pero a medida que voy barriendo la acera noto que mi cuerpo va  adquiriendo un poco de energía calórica. – Buenos días señorita Carmen, hoy va a llegar con el tiempo un poco justo al trabajo.

Da pena de ver lo sucia que está la parte baja de la fachada, y todo por culpa de esa gente que deja que sus perros se orinen allí donde más les gusta. Está claro que no sirve de mucho que hoy me afane a limpiarlo porque mañana volverá a estar esto hecho un asco y lo raro es que hoy no haya un pastelito olvidado por ahí, porque esta también acostumbra a ser la norma diaria. No es que yo tenga nada en contra de los perros, no, que ellos pobrecillos bastante hacen con aguantar sus necesidades hasta que pueden salir a la calle, yo doy la culpa a sus amos y cuando pillo a uno de ellos “in fraganti”no puedo dejar de decirle que es un guarro y un incívico y que ya que el perro es suyo lo que tiene que hacer es dejarlo mear en las paredes de su casa. Las respuestas que tengo que oír abarcan todos los colores del arco iris, pero eso a mi no me importa porque me da lo oportunidad de  decir lo que pienso.

Se nota que el aspirador también ha cumplido años porque le cuesta absorber hasta ese minúsculo hilillo que hay sobre la alfombra, tendré que comunicar al presidente que pronto tendrán que comprar otro.

Da gusto ver lo limpio y brillante que queda el suelo de la entrada cuando lo termino de fregar, lo malo es que eso dura poco porque al ser de mármol blanco se mancha enseguida. Esto no ocurriría si todos los vecinos caminasen sobre la alfombra pero es que hay algunos que parece que tengan miedo de estropearla y de nada sirve que yo les diga que la alfombra está para eso, para pisarla,  porque ellos siguen caminando fuera de ella. Para mí que lo hacen expresamente, para fastidiarme, porque ya se sabe que hay una clase de gente a la que le gusta fastidiar al prójimo.

-Espérese un momento que el ascensor bajará enseguida, es que acaba de subir una señora mayor con el carro de la compra y es de suponer que la rapidez de sus energías ya  no son como las de antes.

Hay que ver la cantidad de polvo que se acumula entre los barrotes de esta puerta, pero no me extraña porque esta es una calle con mucha circulación, tanto es así que da la sensación que todos los coches y motos de Barcelona pasan por aquí, incluso la parada del autobús está ahí delante, y de la cantidad de molestias que provoca tanto ruido es mejor no hablar. Mañana tenga ganas o no las tenga tendré que limpiar estos cristales. Mira que son pesados de limpiar los cristales, me esfuerzo mucho para dejarlos brillantes y transparentes pero resulta que cuando le da el sol siempre descubro que  aún queda algún lamparón.

- Hola señora Mercedes, ayer vi a su hija y he de decirle que la encontré guapísima, hay que ver lo bien que le sienta el embarazo y déjeme decirle que creo que es un niño lo que está esperando porque la forma que va adquiriendo su vientre así me lo hace pensar, yo pocas veces me equivoco, i no se preocupe que ya verá como todo irá bien.

Bueno ahora le toca el turno a la botonera del ascensor. Me gustaría saber quienes son  los que dejan estampada la huella de sus dedos en la placa de metal, no creo que sea tan difícil acertar a pulsar en el centro del botón. Hay gente que parece que en lugar de manos tengan manazas, menos mal que con un poco de Netol enseguida lo vuelvo a dejar tan limpio como los chorros del oro.

-Perdone, ya comprendo que para usted ha sido una gran molestia el tener que bajar por la escalera pero ya ve que si he retenido el ascensor un momento es porque estoy fregando el suelo de la cabina.  Desde luego los hay que son unos quisquillosos insoportables. Mucha paciencia y aguante es lo que se ha de tener en este oficio.

Menudo barullo se oye, parece que hayan soltado a media docena de caballos. Seguro que son los dos niños del quinto primera porque siempre bajan haciendo lo mismo, gritan y saltan los peldaños de tres en tres corriendo a todo meter. Un día se van a hacer daño les tengo dicho a sus padres pero ellos contestan que tengo que entender que son jóvenes, como si por el hecho de ser jóvenes tuviesen todo el derecho a molestar a los vecinos con su griterío. Yo lo que quiero es que tengan claro que si les ocurre algo a esos jovenzuelos maleducados no me vengan luego a pedir algún tipo de responsabilidad. Que diferencia  tan grande hay entre esta familia i la que vive en el sexto segunda. Estos  tienen seis hijos y cuando salen todos juntos de casa  apenas se les oye, se comportan educadamente y siempre me saludan. Son unos muchachos estupendos i no vale que alguien me diga que están reprimidos porque no es cierto.

-Buenos días señor Carlos hace usted muy bien de salir a pasear con este sol tan bueno que hace hoy, espere un momento que le ayudo a bajar estos cuatro escalones. Déjeme decirle que conozco a una chica de plena confianza que podría cuidar de usted y de las tareas de su casa, así no estaría usted tan solo y seguro que no le cobraría mucho. No se lo piense demasiado, sabe perfectamente que ya no puede con todo y aunque está usted muy bien los años no perdonan. Acepte mi  consejo y verá como todo le irá mejor.

Pobre señor Carlos, primero murió su hijo y poco después su mujer, me da mucha pena cuando lo veo caminar con su paso inseguro y con la única compañía de su bastón.

Como en la viña del Señor, aquí hay de todo, gente sencilla y gente orgullosa, ricos que hacen gala de serlo y pobres que tratan de ocultar su condición, parejas felices y matrimonios que sobrellevan su cruz, ancianos que arrastran su tristeza y jóvenes que muestran su alegría. Se dice que cada casa es un mundo y si yo quisiera contarlo sabrían que  en este edificio hay tema suficiente para escribir un libro de esos que luego tienen tanto éxito.

Las porteras tenemos fama de fisgonas pero lo cierto es que hay veces en que es imposible dejar de ver muchas de las cosas que ocurren a nuestro alrededor y además lo que no se tiene en cuesta es que aparte de vigilar y fregar hemos de tener un poco de psicología para poder hacer de confesoras o consejeras cuando los vecinos o las muchachas de servicio nos confían sus penas.

Ya se sabe que con el tiempo todo cambia y quizás fue por eso que quitaron el rótulo que ponía Portería y lo sustituyeron por el de Conserje, porque parece ser que queda como más elegante, pero yo  a todo el que me lo pregunta le contesto con mucho orgullo que soy portera.

Pilar Zabala

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

2 Comentaris a “Desde la portería”

  1. teresa vidal escrigué:

    Un escrito entrañable. He revivido paso a paso, mi infancia cuando bajaba a la portería de mi casa. Con ella me sentía muy a gusto, charlábamos, y si hacía buen tiempo salíamos a la calle con una silla de anea cada una, y me enseñó a hacer punto de cruz. Lo recuerdo todo con un cariño inmenso.
    Muy buen escrito Pilar.

  2. pilar escrigué:

    Gràcies Teresa. Haber contribuit a que recordessis bons moments és per a mi una satisfacció.

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress