oct 23

Cireres

Escrit per Pilar Zabala Arxivat a: Literatura i Ficció Cap comentari »

images cerezasEra mig adormida, amb els peus a tocar de la llar de foc, quan de sobte l’olor a socarrimat la va despertar. Una de les sabatilles habia lliscat dels seus peus fins a caure damunt la cendra i es començaba a cremar. No hi habia res a fer, va agafar un grapat de cireres més bones que un  caramel i la dolçor del seu  sabor la va consolar.

Pilar Zabala

Etiquetes:
oct 19

El duelo

Escrit per Magui Turnes Arxivat a: Literatura i Ficció Cap comentari »

 

el dueloOlivia vestía un traje de lino crudo que combinó con sus zapatos de color cereza, quizás no era  lo más apropiado para la ocasión, pero sucedió todo tan de prisa que no tuvo tiempo de preparar el viaje. Salió del hotel paró un taxi y se dirigió directamente al aeropuerto.

Eran las seis en punto y el primer vuelo de la mañana. Olivia ocupó su asiento e intentó relajarse ojeando una de esas revistas que te encuentras en los aviones, donde te venden casi de todo. Una repentina tos se apoderó de su garganta y pese a su inicial rechazo, la insistencia de su compañero de asiento la hizo desistir y aceptar el caramelo de menta que le ofreció para calmarla.

La despertó un bache. A medida que el avión perdía altura, la invadía un contradictorio sentimiento de miedo y alivio. Comenzó el desembarque y los pasajeros se apuraban para recoger sus equipajes, Olivia viajaba con lo puesto así que se aproximó a la parada de  taxis que la llevó a su destino.

Llegó a casa se quitó los zapatos, como hacia siempre, y los dejó en la entrada. La voz entrecortada de su padre le pidió que se acercara. Se miraron a los ojos y no pudieron evitar la emoción. A Olivia no se le olvidaría jamás la imagen de su padre sentado en el viejo sillón de patchwork que había cosido su madre, abrazando la urna de cerámica color bronce que contenía las cenizas de Gustavo, su Gran Danés.

Magui Turnes

Etiquetes:
oct 15

Cirerers en flor

Escrit per Montse Sales Arxivat a: Literatura i Ficció Cap comentari »

flor cicerer Baixà del tren. Davant seu tenia tota una vall blanca. Els cireres estaven florits formant un gran mantell blanc que  cobria els arbres i que aviat es convertiria en vermell cirera , donant pas a petits corets que amb el moviment del vent semblaria que bateguessin tant fort com el seu. El terra era tot ple de mullada gespa a causa de la rosada caiguda a la nit. Amb els ulls mig tancats per combatre  els  reflexes del sol, recordava les dolces besades d’un temps llunyà.

Ella s’havia entregat a aquell amor, amb cos i ànima, però no rebé la resposta que esperava. Hi havia massa por a l’ambient, masses prejudicis. Per això aquell amor dolç i florit , s’havia convertit en cendres, fent-la marxar ben lluny. Els 10 anys que havien passat els havia viscut com a anys foscos, lligats a convencionalismes i a la covardia. Per fi, i un dia qualsevol, rebé una trucada que li expressava tot l’enyor patit, tot l’amor que seguia mantenint al seu cor. Va ser com si a una criatura petita i plorosa li posessin un caramel a la boca. Va córrer a agafar el tren i a tornar cap el poble.

A l’entrada de la vall veié la figura estimada. Es tragué les sabates, per poder córrer millor i al cap d’uns moments, les dues dones es fongueren en una abraçada, que igual que els cireres florits, presagiava una bona collita de felicitat.

Montse Sales

Etiquetes:
oct 11

cineSiempre que tengo que cruzar por la calle del Ter, recuerdo el viejo cine de barrio que hace más de treinta años, fue consumido por las llamas y de sus restos soló quedó un triste montón de cenizas. Tenia siete años y acababan de comprarme mis primeras gafas. Como mi madre hacia el turno de tarde de dos del mediodía a diez de la noche en la fabrica de Can Narbona, mi padre que el pobre, no sabia que hacer conmigo, me llevaba muchas tardes al cine, donde conocía a todos los acomodadores y a las taquilleras que nos dejaban “colar” cuando ya había empezado el NODO y la sala estaba completamente a oscuras. Recuerdo especialmente aquella tarde por el miedo que pase con la película que estaban poniendo: Psicosis.

Durante la media parte o “descanso” de la sesión,  podías salir al vestíbulo a estirar las piernas, fumar un cigarrillo, ir al wc o comprar cacahuetes, altramuces, chufas y garbanzos secos que te vendía la misma taquillera en un pequeño puesto, en el mismo vestíbulo del cine. Pero a mi lo que más me gustaba eran unos caramelos masticables que vendían dentro de una bolsa de celofán, que si no recuerdo mal se llamaban “Darlings”. Hay que ver el ruido que se organizaba dentro de la sala entre los que rompían las cascaras de los cacahuete y los que desenvolvíamos el papel de celofán para comernos un Darling durante el pase de la película.

LLegiu-ne més »

Etiquetes:
oct 07

El guardián de los cerezos

Escrit per Mª Jesús Mandianes Arxivat a: Literatura i Ficció Cap comentari »

Cuando se busca tanto el modo de hacerse temer se encuentra siempre primero el de hacerse odiar. (Montesquieu)

cerezas buenas- ¡Otra vez la pareja de mocosos escalando la tapia! ¡Con que pachorra se quitan los zapatos para trepar por las ramas más recias de mi cerezo!

- ¡Mismamente como si fueran dos monos! ¡Hay que ver la jeta de los endemoniados niños y de sus padres!

- ¡Será que no les he llamado la atención en medio de la plaza, con todos los vecinos delante, para que les caiga la cara de vergüenza!

- Que mi huerto es propiedad privada -les he dicho- Explicárselo a vuestros hijos, que ya son mayorcitos y los lleváis muy sueltos. Mano dura es lo que necesitan. – Así mismo se lo he echado a la cara.-

- Y ellos porfiando. ¡Pero Julián hombre! ¿A ti que más te da? ¿Para que quieres tantas cerezas? ¿Para que se pudran en los árboles?. ¿No sería mejor que las coman los chavales? ¡Tan grandes y hermosas que están! LLegiu-ne més »

Etiquetes:
jul 25

abraçar un arbreDes de que era una menuda amb trenes i boca mellada, no havia tornat a estiuejar al poble. Tot i el temps transcorregut, recordo amb nitidesa la casa pairal del avis. La petita entrada donava pas a la cuina-menjador i a mà dreta una petita porta donava pas a les escales que portaven a les habitacions i una mica mes amunt a les golfes. Encara puc recordar amb alegría,  molts moments inolvidables.

Cada vespre sentada al costat de la llar de foc que presidia la cuina-menjador, esperaba que sortis un petit ratoli de darrere les grans pedres de la ximenea. El primer dia que el vaig veure, em vaig emportar un ensurt molt gran, però al veure a la mare agafar l’escombra, vaig posar-me a plorar amb tan de sentiment que finalment la mare va deixar l’escombra i va agafar unes engrunes de pa i uns bossins de formatge i els va deixarl al costat de la llar de foc perque el ratoli tornes a sortir a buscar el gran tiberi. I aquesta “trovada” va tenir lloc un estiu i un altre estiu, fins que un any el ratoli ja no va sortir, per molt formatge i moltes engrunes de pa que vaig deixar al costat de la ximenea.

LLegiu-ne més »

Etiquetes:
jul 18

El color del río

Escrit per Magui Turnes Arxivat a: Literatura i Ficció Cap comentari »

la última dosLa copiosa lluvia no permitía al limpiaparabrisas barrer la cortina de agua que cubría el cristal. A pesar de ser verano, Verónica sentía un frío estremecedor que iba en aumento según se acercaba a su destino, los recuerdos se agolpaban en su cabeza. No podía evitar recordar todo lo que allí había vivido.

 Alma dormía en el asiento trasero del coche ajena a todo, desconocía lo que suponía para su madre regresar al pueblo donde había nacido. Paró el motor del coche y el silencio se apoderó del lugar. Verónica acarició la mejilla de la pequeña y le susurró ¡Cariño hemos llegado!

La pequeña se restregó los ojos con cierta torpeza, como el que no acaba de estar despierto y refunfuñó ¡Mamá tengo sueño!

No fue fácil hacer girar la oxidada llave en la vieja cerradura de la puerta de la casa que llevaba años deshabitada. Verónica entró en la habitación de sus padres, sacó una manta del armario y se acurrucó junto a la niña, vencidas por el cansancio durmieron hasta bien entrada la mañana. Las despertó un rayo de sol que, furtivo, se colaba por la contraventana de madera desajustada por la vejez.

La lluvia había cesado, hacia un calor asfixiante típico del mes de agosto. Verónica fue al coche y descargó las provisiones, se prepararon un buen desayuno y con la taza de leche en la mano recorrió la casa. Recordó que siempre hacia eso cuando llegaba a un lugar desconocido y había pasado tanto tiempo que fue precisamente eso lo que le pareció, un lugar desconocido. Se paró delante de una antigua mecedora de caña de bambú y por un momento vio a su abuela allí sentada, explicándole aquellas historias que tanto le gustaban. LLegiu-ne més »

Etiquetes:
  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress