feb 28

suspenseEncetem a continuació una tanda de narracions d’intriga, misteri i suspens. Esperem que os agradin.

Etiquetes:
feb 28

Gloria Luque, inspectora de policía se lavo la cara después de haber vaciado previamente el contenido de su estomago en el cuarto de baño de la habitación 5007 del recién estrenado hotel Arts de Barcelona, uno de los más lujosos de la ciudad. No era su primer cadáver, pero nunca hasta entonces había contemplado tanta saña en un cuerpo humano.

En la cama yacía una mujer joveNovela negren y hermosa. Quien cometió aquel crimen, tenia un cierto grado de afectividad con la víctima, ya que había respetado su rostro. Su melena ondulada de color castaño  claro enmarcaba  una boca de labios finos que esbozaban una mueca grotesca. Sus ojos almendrados de color ámbar miraban sin ver.

En la habitación continua su ayudante junto con dos policías custodiaba a una mujer de nacionalidad norteamérica de unos 50 años,  y en sus brazos sostenía el cadáver de un pequeño yorkshire. Su nombre Arabell Mulls, su ropa impregnada de sangre no dejaba lugar a dudas sobre lo que había acontecido en aquella habitación. El caso no seria difícil de resolver para la inspectora Luque.

Atravesaron las calles de la ciudad, desde el puerto deportivo olímpico recién construido hasta la comisaría de policía de Via Layetana. La ciudad se hallaba sumergida en una vorágine de obras que debían finalizar en el plazo breve de un mes para la inauguración de los Juegos Olímpicos. Justo una semana antes una lluvia torrencial cayó sobre la ciudad, dejando al descubierto los fallos de unas obras hechas en un plazo tan corto de tiempo.

Y ya en la comisaria Arabell Mulls, hizo la declaración de los hechos acontecidos en la habitación 5007 del Hotel Arts.

LLegiu-ne més »

Etiquetes:
feb 26

Veritat o faula?

Escrit per Fernando Guardiola Arxivat a: Colaborador@s, Literatura i Ficció Cap comentari »

murcielagoPoriganyes, poble enclavat terra endins del nostre país, poble misteriós, d’un temps ençà, rondava un personatge vestit de fosc amb barret negre, capcot i rondinaire, que encara feia més misteriós el poble. La gent del poble el coneixia pel nom de «Nofumis», ja que sempre portava en els llavis una burilla de cigarreta apagada, ningú sabia el seu nom, ni res d’ell. Sempre hi era al carrer, caminava amunt i avall sense rumb fix, altres vegades passava hores i més hores aturat amb la mirada fixa a ponent mirant al no res.

La quitxalla el mirava amb por, la gent gran amb por amagada. Els més atrevits eren els joves, més ben dit adolescents, sense perjudicis, s’hi apropaven a ell a preguntar-li quelcom cosa, ell refusava establir conversa.

Un capvespre va ressonar per tot el poble un xiscle molt fort com el d’una bèstia ferida que va esgarrifar a tot el veïnat, sense que ningú sabés perquè, les campanes de l’església repicaven i el campanar era envoltat per un núvol pestilent, els més porucs van córrer cap a casa i tancaren portes i finestres, altres ho feien a l’església, alguns homes armats amb pals, forques i escopetes es van reunir a la plaça, decidits a defensar el poble de possibles atacs d’algun animalot o monstre.

La colla de joves que vagaven pels vols, van córrer a cercar el lloc d’on havia sortit aquell crit infernal, tan sols van veure a «Nofumis» a l’era que és al darrere de l’església, estava tot sol dret immòbil com un estaquirot, cara mirant a ponent, s’hi van apropar amb una mica de recel, un d’ells li va preguntar si era ell el que havia fet aquell crit, no van rebre cap resposta.

Aquest crit infernal es va anar repetint de tant en tant, i el campanar cobrint-se del núvol pestilent, sempre en la primera foscor del dia.

El batlle amb voluntaris del poble armats amb escopetes, va organitzar batudes per tot el terme en cerca de la temuda bèstia que llençava aquests crits, alhora que les campanes repicaven com embogides envoltades del núvol. Sempre trobaven «Nofumis» a l’era mirant cap a ponent.

LLegiu-ne més »

Etiquetes:
feb 19

El injerto

Escrit per Rosa C.L. Arxivat a: Literatura i Ficció Cap comentari »

Maniquies-Realistas-clasico-Grupo-EnvyUn buen dia, su calva dejo de emitir aquel brillo tan deslumbrante. Una fina capa de rizos castaños ocupo su lugar. Lo primero que hizo después de salir de la clínica de trasplantes capilares,  fue ir a comprar todo un arsenal de productos y accesorios que hasta la fecha no habia tenido ocasión de utilizar: peines, cepillos, fijador, espuma, champú, acondicionador, crema suavizante… Todo aquello le venía un poco grande. La dependienta que estaba muy versada en el tema  no tuvo ningún inconveniente en perder casi una hora de reloj con aquel nuevo cliente. Aquel mes se llevaría una buena comisión.

Solo había transcurrido una semana cuando empezó a notar aquellas pequeñas molestias. Siempre era por la noche. Supuso que el calor de la cama le producía aquellos picores- A quella desazón fue en aumento. Ya no podía conciliar el sueño. Se lavaba la cabeza a medianoche con agua fría a fin de apagar los ardores. En la clínica le dijeron que eran normales aquellas pequeñas molestias. Las raíces de los implantes necesitaban un tiempo de adaptación y su cuerpo estaba experimentando una lucha por aceptar un elemento que no le era propio.

Y un buen día sucedió algo insolito. Los rizos empezaron a desprenderse de su cabeza y a flotar por la habitación. Traspasaron paredes y ventanas y siguieron calle abajo, cruzando la Gran Via flotando siempre en el aire hasta llegar al centro de la ciudad. Los grandes almacenes que presidian la plaza habían cambiado la decoración de los escaparates adaptándolos a la época invernal que se acercaba. Los maniquís vestidos con las últimas novedades, tenían  el semblante triste y apático. No ayudaba mucho la palidez de los rostros y la uniformidad de expresion que todos mostraban en sus semblantes.

Los rizos morenos llegaron hasta el gran escaparate, traspasaron las enormes lunas y se fueron colocando en las cabezas mondas y lirondas de los maniquís. Allí empezaron a crecer, a tomar diferentes tonalidades, texturas y formas : unos eran rizados morenos o rubios, otros eran melenas cortas morenas o rubias, otras eran melenas largas morenas o rubias y hasta alguna pelijorra se atrevió a cubrir alguna calva lampiña. Y los maniquís cambiaron su semblante triste y apático por una sonrisa.

 

Rosa C. L.

Juliol 2017

Etiquetes:
feb 12

En el Lago

Escrit per Mª Jesús Mandianes Arxivat a: Literatura i Ficció Cap comentari »

lago10Solo pensaba en las vacaciones. Cuando llegaba agosto escapar de la vorágine de la ciudad era mi única preocupación. Poseído por el espíritu de funcionario de medio pelo, me daban igual los expedientes sin tramitar acumulados en mi despacho. A las dos de la tarde cerré la ventanilla y marché directamente a la estación de cercanías de Alexanderplaz, donde me esperaban Astrid y Katia con las maletas preparadas.

Durante el trayecto apenas me detuve a leer los titulares de la prensa. El Bild, alertando una vez más sobre la grave crisis política que amenazaba de nuevo a Alemania, parecía dispuesto a amargarnos las vacaciones. Cerré el diario exasperado. Después de pasar el año ahorrando para alquilar un dacha a orillas del lago Templiny, no íbamos a dejar que “una serpiente de verano” nos amargara.

  • ¿Qué sucede Bertold?

  • Nada Katia, este maldito tabloide se ha convertido en una novela de terror.

  • Papá, en la Universidad dicen lo mismo, Rusia quiere frenar como sea la fuga de ciudadanos. Hermann y su familia se fueron hace un mes.

  • ¡Callate ya Astrid! No ves que estas asustando a tu madre.

Una hora después llegamos a Potsdam, el ajetreo de las maletas y la organización de la cabaña pareció diluir la preocupación. Por fin instalados, dejamos que los días transcurrieran tranquilos.

Me sentía feliz retratándolas mientras compartían confidencias sentadas al borde del embarcadero, o saludándolas desde la barca, donde pasaba las horas intentando pescar, mientras ellas riendo me gritaban: LLegiu-ne més »

Etiquetes:
feb 05

El preu de la cobdicia

Escrit per Pilar Zabala Arxivat a: Literatura i Ficció Cap comentari »

 

índice98En Marcel conduïa per una estreta carretera que s’enfilava sinuosament muntanya amunt. La ruta era llarga. Feia dues hores que havia aturat el cotxe per descansar uns moments, omplir el dipòsit de combustible i prendre un merescut cafè a l’àrea que hi havia  al costat de la benzinera.

Estava cansat, però tenia  clar que no es podia entretenir  més. No li agradava gens conduir de nit. La tarda ja començava a declinar i volia arribar a l’hotel  abans no es fonguessin els ultims vestigis de claror. És per això que, al pas d’un encreuament de camins, va seguir les indicacions que assenyalaven una oportuna drecera.  L’endemà assistiria a  una important reunió on, amb grans paraules i foscos subterfugis, confiava aconseguir la firma d’un contracte que aportaria més diners a la seva creixent fortuna.

Passat un temps es va adonar que cap altre cotxe s’havia creuat amb ell i això el va intranquil·litzar. Avançava amb precaució, els ulls atents als revolts de la carretera i al profund abisme que s’obria pel costat dret. Certament la verdor i frondosidat del paisatge l’havien captivat en un començament, però ara la seva valoració davant la nova realitat que contemplava era una altra. La zona que travessava era gairebé desèrtica, només creixien matolls resecs i tota mena de plantes punxadisses. De tant en tant algun arbre solitari, més mort que viu, allargava les seves escanyolides branques al buit, tot buscant remei a l´agonia que el corsecava. En les altures, un parell d’aus carronyaires volaven en cercle a la recerca d’alguna menja putrefacta per als polls del seu niu. En l’horitzó grans i fosques nuvolades començaven a enterbolir el cel.

LLegiu-ne més »

Etiquetes:
des 05
Bastein-Lepage_Diogenes

Bastein-Lepage_Diogenes

Durante mi carrera como periodista, tuve la oportunidad de viajar al inframundo -cosas de la ficción-  para mantener una entrevista con un personaje que siempre me ha impresionado y por el que siento una profunda admiración

– Es cierto que fue desterrado de su ciudad por falsificar moneda.

– Sí, fui cómplice de mi padre, que era banquero y falsificaba moneda, pero desgraciadamente nos descubrieron y tuvimos que exiliarnos a Atenas. Allí aprendí a falsificar o mejor dicho desfigurar la “moneda”

– En Atenas quiso hacerse discípulo de Antistenes y tengo entendido que esté lo rechazo en innumerables ocasiones, incluso creo que llego a darle algún que otro bastonazo

– Llegue a Atenas con un esclavo llamado Manes, que me abandonó poco más tarde. Afronte mi mala suerte estoicamente: “si Manes puede vivir sin Diógenes, ¿por qué Diógenes no va a poder sin Manes?”. Quise ser coherente y me burlaba de la relación de extrema dependencia entre las personas. Encontré un maestro, que no hacía nada para sí mismo, pero rechace su ayuda. Quise ser discípulo de Antístenes, però mi fama me precedía. Finalmente, viendo mi perseverancia me acepto como discípulo LLegiu-ne més »

Etiquetes:
  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress