abr 22

keniaAmanece a orillas del lago Naivasha (Kenia), los rayos del sol perturban la tranquila placidez de sus aguas con mil destellos dorados, realzando el colorido malva del tapiz de jacintos acuáticos que cubre su superficie. Bordeando ese lugar mágico gigantescas acacias amarillas y papiros de esbeltas siluetas se elevan hacia el intenso azul del cielo africano.

A pocos metros, rompiendo la armonía del paisaje, el mar de plástico de los invernaderos deja entrever la sinfonía multicolor de rosas, lirios y claveles, a los que dedican su vida miles de mujeres. Son flores de piel negra, trabajando de sol a sol para conseguir rosas de tallo largo, sin espinas, con apretadas corolas color rojo aterciopelado, de una belleza casi idéntica, pero sin aroma.

El ejercito de trabajadoras avanza ligero desde los poblados de barracas que rodean las plantaciones, deben de llegar puntuales a la faena y obedecer sin rechistar las ordenes del patrón. Han aprendido a ser humildes y dóciles, si no quieren ser despidas por cualquier motivo, saben bien que su sueldo es el sostén de la familia. Entre ellas caminan Evolet y su hija Yaretzi dispuestas para un duro día de trabajo. Hay que cortar las rosas, prepararlas para seducir vistiéndolas de papel celofán, adornadas por un lazo pintado con los colores de una bandera solo les falta un toque de perfume. Después deben empaquetarlas con especial cuidado para ser transportadas al aeropuerto de Nairobi. Desde allí, cuatro horas más tarde, llegaran a su punto de destino, Cataluña.

Evolet seca el sudor perlado que cubre su frente de ébano, profundas arrugas delatan el nerviosismo que la abruma. No puede evitar un gesto de angustia recordando que allí vive Morani, su compañero. Una vez al mes la llama desde un locutorio, siempre le dice que está contento con su trabajo en el Mercado de la flor, pero teme por ellas, dos mujeres solas, sin protección de un hombre, pueden ser objeto de cualquier abuso. Aunque había obtenido el permiso de residencia, ahora debía luchar por conseguir el de reunificación familiar, era la única manera de poder tenerlas a su lado.

Un rictus de amargura se dibuja en su boca convencida de que el reencuentro es solo un sueño, con los cuatro euros que ganan al día, jamás conseguirían ahorrar el dinero suficiente para dos pasajes de avión. A veces la desesperación agudiza el ingenio, puesto que no tenían nada que perder, desde la distancia idearon un plan para huir de la esclavitud de las rosas. Querían que su hija tuviera la oportunidad de vivir en libertad, sin miedo a sufrir ninguna violencia.

Al caer la tarde, entre las enormes cajas de flores que partieron rumbo al aeropuerto, había dos rosas más. Temblando de frio en la bodega del avión, con las manos entrelazadas para darse valor, aguantaron cuatro interminables horas hasta aterrizar en el Prat. Desembarcaron la mercancía brazos fuertes, acostumbrados a trabajar y con hambre de abrazos. Por fin en el almacén desembalaron con cuidado infinito las rosas, hasta que vieron surgir entre una multitud de pétalos las cabezas de Evolet y Yaretzi, ateridas, anquilosadas, medio asfixiadas, pero vivas y libres.

Aquel 23 de abril Morani recibió las rosas más bellas que jamás pudo imaginar. Pletórico de felicidad les regaló a Evolet yYaretzi el documento escrito más apasionante que leerían en su vida: La tarjeta de reagrupación familiar.

Mª Jesús Mandianes

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

8 Comentaris a “Aquel 23 de abril”

  1. Esther escrigué:

    ¡Precioso MªJesús!

  2. Mª Jesús Mandianes escrigué:

    Gracias Esther. Hace meses leí un artículo al respecto y se me puso la piel de gallina. Pensé que para Sant Jordi tenía que escribir un relato con final feliz, para unos seres humanos que solo conocen la parte más amarga de la vida

  3. Martina del Clot escrigué:

    Un relato duro, triste y desgraciadament tan actual. Menos mal que al final de la narración le sabes dar este toque de final feliz. Desgraciadamente no podemos aplicarlo a la vida real de las personas que huyen de hambrunas, de guerras, de catastrofes causadas por la naturaleza… Esperemos que algun dia las personas no se vean obligadas a huir y tener que dejar su tierra, su pais, su gente, su familia… hacia un futuro incierto y en ocasiones irreal.

  4. Mª Jesús mandianes escrigué:

    Esperemos que algún día se supere el concepto de frontera y seamos todos “ciudadanos del mundo”

  5. Magui escrigué:

    El giro final de tu historia hace tener la sensación de que algunas veces se hace justicia de una manera casi milagrosa que sin duda merecen no sólo los protagonistas de tu historia si no que todo ser humano. Todos merecemos una oportunidad.

    • mjesus49 escrigué:

      Pues sí Magui todos venimos al mundo para ser felices, aunque hay quien se empeñe en hacernos creer lo contrario¡¡

  6. Pili Z. escrigué:

    Bravo Mª Jesús. Tu narración retrata perfectamente una de las muchas histórias reales que los intereses de las multinacionales tratan de ocultar, Es cosa que intuimos o conocemos, pero que alejamos de nuestro pensamiento porque afecta directamente a nuestra responsabilidad.
    Aún así yo seguiré admitiendo rosas, vengan de donde vengan, porque hoy significa pan para mucha gente. El problema está en cómo lo obtendrán mañana.

  7. mjesus49 escrigué:

    Has dado en el clavo Pilar, en África han sustituido el colonialismo por el poder de las multinacionales, que hacen de su capa un sayo. Pueden contaminar la naturaleza impunemente, pueden pagar dos euros al día a una obrera, pueden saltarse todas las leyes que prohíben el uso de determinados pesticidas y cualquier norma sobre protección laboral, sin que nadie parezca enterarse.

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress