jun 24
frau-mit-sonnenschirm-madame-monet-mit-ihrem-sohn_monet

Mujer con sombrilla de Monet

Sentía el desasosiego en cada poro de su piel. Debía haber vuelto hacía más de un mes y las entrañas le decían que algo iba mal.

Repasaba cada día el horizonte oteando en silencio. Comprobando si aparecía algún rastro del buque que capitaneaba su marido. Pero era en vano. Un mar calmado, o bravo. Azul o casi negro. Acogedor o hiriente, daba igual. Siempre estaba ahí, sin devolverle lo que ella le había entregado con dolor en su partida y, porqué no decirlo también, con mucho temor. Y el mar hambriento, lo había engullido con la promesa no escrita que lo devolvería. Pero hacía tantos meses que sólo podía rogar su vuelta sano y salvo.

 Y en su angustia preguntaba a todos los barcos que atracaban en el pequeño puerto del pueblo, para ver si alguien tenía noticias del buque que su marido había bautizado en suhonor: “Clara”.

 Recordaba el día que estampó la botella en el casco del barco.  Tanta gente acordonando el muelle, mirando embobados el gigantesco navío. Ella con su vestido nuevo, que ocultaba su incipiente vientre. Él con su traje de capitán, feliz y exultante por haber dado a luz, antes que ella, su sueño de tantos años.

 Recordaba aquel enorme barco que lucía imponente como esos rascacielos que se recortan en el cielo y apenas ves el final desde el muelle.

 Recordaba también el final de sus paseos juntos por los preciosos jardines del palacio heredado de sus padres. Se acabaron los dedos entrelazados, las miradas de complicidad. Se acabaron los sueños por una vida juntos, junto al hijo que pronto nacería. Se acabó casi todo en esa encrucijada que cada uno toma su camino. Pero Clara todavía lo espera, cada tarde, paseando con su hijo casi huérfano porque el niño estaba en tierra pero el padre había construido su vida en el mar.

 Comenzaron sus viajessurcando el mundo. Viviendo nuevas tierras a través de océanos y mares desconocidos. Comenzaron las ausencias, la angustia en los tiempos de guerras a las que su marido tuvo que dar soporte y que entrañaban unos peligros que a ella se le antojaban enormes.

 Comenzaron las inquietudescuando se anunciaban tormentas arrasadoras en mares lejanos donde él navegaba.

 Y hoy como cada tarde ascendió a lo alto de la colina, protegida por su sombrilla verde y su vestido blanco. Su hijo la seguía con dificultad porque Clara sólo tenía pies para llegar y ver, y mirar, y otear la lejanía, hasta que el sol ya se ocultaba en el horizonte. Y calladamente lanzaba su oración al mar. Devuélveme a mi capitán. Por favor. Devuélvemelo…

 Pero el mar nunca respondía. Nunca lo traía de vuelta. Y hoy sus entrañas le decían que algo iba mal.

Angela Santolera

cuadro de Monet: Mujer con sombrilla

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress