abr 08

DESPERTAR AL AMORRecuerdo gratamente, que mi padre se acercaba a mi cama, y en lugar de despertarme llegaba con un trozo de hilo hurtado de la caja de coser de mi madre, y sigilosamente se situaba en el cabezal de la cama.

Con sumo cuidado me pasaba el extremo del hilo por encima de los párpados, de la frente o de la cara. Tal como él esperaba, y de forma automática, yo me soltaba un manotazo que intentaba liquidar al supuesto insecto que me rondaba. Y vuelta a empezar. Hasta que después de varios intentos frustrados de matar al impertinente insecto, abría los ojos.

Y allí estaba mi padre, riéndose a mandíbula batiente, gozando de la perversa broma. Yo con los ojos hinchados aún, mirándole con cara de qué demonios pasa, con expresión de sueño y aún sin entender donde estaba el maldito insecto, ni donde estaba yo.

Entonces me soltaba: “Las mañanitas de abril, son muy dulces de dormir”.

Las de abril, las de mayo, las de septiembre, las de diciembre,… Porque la guasa del hilo, podía darse en cualquier mes, sin que tuviera que ser precisamente abril.

¡ Qué poco costaba iniciar el día con una simple broma, sin necesidad de más tecnología que un sencillo trocito de hilo de coser !.

Nos lo tomábamos a guasa, reíamos, y así comenzaba el día, que solía coincidir con la mañana del domingo. Después nos sentábamos juntos a almorzar y a conversar.

Y es que a veces, hay cosas muy simples, que forman parte de nuestro recuerdo. De un recuerdo grato, que era parte de nuestra convivencia, de la cercanía y de la estima.

Eso sí, donde las dan las toman, y pasado un tiempo prudencial y cuando se presentaba la ocasión, de repente, a mi padre le tocaba tomar del mismo licor. Entonces quien manejaba el hilo de coser era yo, y quien se lo tomaba con el mismo humor, era él.

Durante muchos años -demasiados,- la falta de medios económicos y materiales fueron para muchas personas muy importantes, de pura supervivencia, especialmente entre los años 1945 y 1960. Ello no impidió, al menos en nuestro caso, que la convivencia fuera siempre sincera, cercana, familiar y con un alto contenido trenzado de valores personales, por parte de aquellos que me engendraron.

La inocente broma era representativa de muchas cosas más. Era la muestra de una herencia importante, que no tenía que ver con el dinero o con bienes materiales, porque no los teníamos. Pero, no faltó lo más importante: y todos sabemos de lo que hablo.

Javier de la Casa

 

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress