nov 14

Escribe un texto sobre un lugar iluminado solo por luces de neón

 

Las ventajas de los carteles con flex neon para su negocio - Marketing  DirectoSuena el despertador. Max, tantea sobre la mesita de noche.

Su mano tropieza con las gafas que caen al suelo. A continuación se posa sobre el lomo del libro que estuvo leyendo la noche anterior, a fin de conseguir matar al señor insomnio. Las luces de neón de la calle donde tiene alquilado su pequeño apartamento centellean toda la noche. Se apagan y se encienden, se apagan y se encienden. Ahora rojo, ahora, azul, ahora verde. Parpadeo y vuelta a empezar y  así toda la noche.

Por fin, ha dado con èl, y de un manotazo, lo silencia.

Con sus pies tantea el suelo, en busca de las viejas zapatillas. Se dirige al cuarto de baño y enciende la luz del fluorescente, una luz blanca y cegadora que le obliga a cerrar los ojos. Lentamente abre los ojos para que se vayan acostumbrando al reflejo de los blancos azulejos.

Una tostada y un café es todo su desayuno.

Se viste rápidamente y baja por la estrecha escalera que lo separan de la calle. Cuando llega a la esquina, las luces de neón se apagan y las brumas nocturnas se disipan dejando paso a un nuevo día.

Le gusta ir andando hasta la oficina, le ayuda a despejarse.

De nuevo las luces de neón iluminan escandalosamente el vestíbulo principal del gran bloque de oficinas, reflejando su brillo cegador sobre el suelo y en las columnas de mármol lechoso. Incluso el gran mostrador de recepción, no puede resistir la tentación de iluminar sus paneles de madera con los reflejos que emiten las luces de neón.

Llama al ascensor. De nuevo luces de neón.

Entra en su departamento, una gran sala con cubículos adosados los unos a los otros. Un día tiene que contarlos. Todos iguales, con su mesa, su silla giratoria, su ordenador, su teléfono que comunica con las diferentes líneas del departamento y finalmente las luces de neón incrustadas en el falso techo, donde unas grandes placas opacas de plástico blanco, aumentan la luminosidad de la sala a fin de facilitar la tarea a sus empleados.

Ni una sola ventana, que permita saber si es de día o de noche. Gruesos cristales oscuros filtran la luz y la claridad del dia. Según recursos humanos, esto podría distraerlos y perder la concentración en sus tareas y obligaciones laborales. Por fin suena la sirena a las cinco. A las cinco y diez minutos, pisa nuevamente la calle.

Un nuevo día acaba y una noche más se cierne a sus espaldas.

Las tiendas empiezan a encender sus luces de neón a fin de que la gente que pasea por la calle se sienta atraída y penetre en sus fauces. Los bares, tabernas y clubs nocturnos de su calle, empiezan a despertarse. De nuevo las luces de neón empiezan su baile nocturno y a Max solo le queda desesperarse una noche más.

Rosa C. L.

Noviembre 2022

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

Un comentari a “Max”

  1. Montse Sales escrigué:

    M’agrada molt la descripció tant detallada que fas i es text que és tant real..

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress