mar 11

…Vuestra madre sufre Alzheimer. Después de escuchar el dramático diagnostico y tras algunas discusiones entre sus cuatro hijos llegaron al acuerdo de llevarla a un centro de día, la responsabilidad de dejarla en aquel lugar recayó sobre María, la mayor de ellos. Mientras la ayudaba a vestirse y la peinaba recordó con tristeza los años de esfuerzo y lucha de aquella mujer, que ahora no sabia quien era, para sacar a adelante a los niños desde el mismo día que enterró a su marido. Había trabajado siempre como modista en casa pero también hacia arreglos, reformas de abrigos y camisas a cincuenta pesetas la docena para un taller de Poble Nou. Su vida transcurrió sentada frente a la maquina de coser Singer con la única compañía de una destartalada radio en la que escuchaba canciones de Rafael, Lola Flores o Rocio Jurado. Sus únicos sueños fueron llegar a fin de mes y que los suyos no pasaran hambre … cuantas puntadas tubo que dar para pagar el alquiler del pequeño piso en el que vivían, cuantas horas delante de la vieja Singer para que las hijas pudieran estudiar comercio y mecanografía en una academia.

Antes de cumplir los sesenta empezaron los olvidos acogidos al principio con divertida despreocupación, transformada en alarmada inquietud a medida que los lapsus de memoria eran cada vez más graves. Hasta que un día al regresar del mercado se perdió, tras horas de búsqueda apareció del brazo de un policía y una asistente social que fue la primera que pronunció el fatal dictamen. En ese veloz viaje de regreso a la inocencia se iban borrando afectos y odios, su cabeza se llenó de telarañas que enmarañaban los recuerdos, miraba los objetos que formaban parte de su rutina diaria con el asombro de quien acaba de descubrir un extraño artilugio del que desconoce el nombre y el uso que le podría dar. Hasta que un día las palabras dejaron de tener significado entonces se encerró en el silencio, su rostro de labios sellados adoptó la expresión de desamparo y angustia de una niña perdida, su mente era un torbellino caótico de datos que se mezclaban en contra de la lógica.

¿Nos vamos de paseo enfermera?. La pregunta devolvió a María a la realidad y cogiéndole la mano le contestó apenada que iban a dar un largo paseo. En la calle las esperaba un taxi que veinte minutos más tarde las dejó en la entrada ajardinada de “Las Acacias”. Una vez formalizado el ingreso, antes de despedirse trató de explicarle que la dejaban en aquel lugar durante unas horas para someterla a una terapia que le ayudaría a recuperar la memoria. La expresión ausente de su madre y la sonrisa permanente le produjeron un profundo sentimiento de culpa. ¡No se preocupe estará bien cuidada! Era la voz de la auxiliar de geriatría encargada de atenderla. Olvido, mientras se dejaba conducir mansamente hacia el interior del recinto iba recitando a modo de poema: Academia de María cien camisas, Zapatos de Carlos veinte pantalones …

Mª Jesús Mandianes

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

5 Comentaris a “Olvido”

  1. Pilar Zabala escrigué:

    Es realmente dramático que se produzca una situación así, dramático para quien sufre esta enfermedad, aunque no sea plenamente consciente de ello, y dramático para los familiares que conviven con la persona afectada por la carga y el desgaste emocional que supone el tener que afrontar las consecuencias.

    • Mª Jesús Mandianes escrigué:

      Que razón tienes Pilar, el desgaste físico y moral que sufren los cuidadores de los enfermos de Alzheimer no tiene precio y la tragedia inconsciente de los propios enfermos es un triste epilogo para unas vidas que se apagan perdiendo la señas de identidad.

  2. Rosa escrigué:

    Como cuidadora de mis padres (los dos con Alzheimer) te he de dar las gracias por este articulo, por la sensibilidad y ternura que desprende. Gracias.

    • Mª Jesús Mandianes escrigué:

      Un monumento le tendrían que hacer a todos los anónimos cuidadores de los enfermos de Alzheimer, que se dejan la vida para que puedan sobrevivir con un mínimo de dignidad. Mi madre también cuidó a la suya, por eso se muy bien lo que es y el sacrificio que supone. Gracias a ti por leerlo.

  3. Olvido escrigué:

    [...] de la vieja Singer para que las hijas pudieran estudiar comercio y mecanografía en una academia. Podeis seguir en Les Blogueres de San Martí [...]

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress