mar 11

palmas3Es domingo de ramos, Pili se siente extraña no entiende a qué viene tanto alboroto. La despertaron muy temprano, la casa era un caos todo eran ruidos y carreras.

―Deprisa, deprisa… si no nos espabilamos no llegaremos a bendecir la palma ―gritaba mamá―

Pili, no sabe que es bendecir, es demasiado pequeña no entiende lo que dice su madre. La levantaron de la cama, la metieron en la bañera y un gran chorro de agua tibia que venía de la ducha cayó encima de su cabecita. De pronto una gigantesca esponja que desprendía una espuma blanca restregaba su piel. En pocos minutos se encontró envuelta en una toalla, de color verde, y encima de la mesa.

―Ya está seca, de prisa que no llegamos

Masculló su padre en voz baja.

Su madre cogió el vestido blanco almidonado de la percha que pendía de la lámpara y comenzó a vestirla.

― Ahora los calcetines y los zapatos, hoy toca estrenar

Pili, tampoco entendía por qué debía ponerse unos zapatos que, aunque eran brillantes y muy bonitos le apretaban los pies. Para colmo le plantan un lazo tan grande que si mueve la cabeza, en un plis plas se irá al suelo. Sin perder tiempo, mamá le pone su rebequita, coloca en su mano la palma bien adornada y a correr. Sus hermanos la esperan en la puerta, juntos salen hacia la Iglesia.

A Pili, le pareció un lugar oscuro y frio donde hay unos señores que no se mueven y otro que habla mucho… le da un poco de miedo, pero de pronto todos se ponen a cantar y eso le gusta más. De repente empieza a caer agua encima de las palmas y todos se alegran y las mueven de arriba abajo y de un lado a otro

― ¿estarán jugando?―

Se pregunta Pili

Por fin salen a la calle y papá coloca a los tres hermanos juntos

―Ahora toca la foto ¿preparados?

Un flas ciega sus ojos y Pili piensa: que raros son los mayores

 

El ojo del fotógrafo

Vestidito de domingo, blanca como paloma, zapatitos de muñeca soportando largas horas. Un gran lazo que como por arte de magia se sostiene en su cabeza de cabellos lisos, bien peinados. Sus pequeñas manos no mantienen la derechura de su palma engalanada y bendecida.

Custodiada por dos gentiles hombrecitos, acicalados con sus lazos de corbata, que sin perder la compostura sujetan sus varoniles palmas.

El ojo del fotógrafo capta la atención curiosa de los paseantes refinados de domingo de ramos; observando a los niños que con gesto de extrañeza esperan ser fotografiados. Junto al más alto una mano de adulto espera reposada a que termine el trabajo.

El día soleado consigue que las figuras de los infantes se dibujen en el asfalto, sirviendo al mismo tiempo de abrigo al árbol desnudo que asoma al fondo, tímido, pertrechado por una casita blanca de balcón vacío y pequeñas ventanas cerradas, tal vez deshabitada, entre los dos una farola despierta y apagada.

Magui Turnes

 

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

7 Comentaris a “Pili y el día de la palma”

  1. Mª Jesús Mandianes escrigué:

    Tu relato me provoca esa nostalgia que da recordar el pasado mirando las viejas fotos en blanco y negro, que inmortalizaban los momentos más importantes de nuestra infancia ¿Será que cualquier tiempo pasado fue mejor? ¿O que a medida que nos hacemos mayores idealizamos las vivencias de la niñez?

  2. Magui escrigué:

    Mª Jesús, pienso que es una mezcla de ambas cosas ya que tendemos a recordar lo bueno e intentar olvidar lo malo y es natural si no el dolor no nos dejaría vivir “mecanismo de defensa del ser humano”. Por otro lado yo también estoy convencida de que magnificamos las vivencias de la niñez.
    Besotes
    Magui

  3. Pili escrigué:

    Que bonita narración, y que curioso que la niñita que describes se llame Pili como yo. Me ha encantado leer esta historia tan especial y te diré que los pensamientos tan acertados que reflejas en ella me han arrancado una placentera sonrisa.
    Muchas gracias Magui

  4. Magui escrigué:

    Asi te veo yo Pili una niñita con mucha curiosidad, con ganas de entender lo que pasa a su alrededor y a la que razonablemente le extrañan ciertos comportamientos quizá un poco absurdos de los adultos.

  5. Sister escrigué:

    Es un precioso y encantador relato sister.

  6. Magui escrigué:

    Sister es uno de los muchos experimentos que hacemos las Blogueres este se hizo a partir de una foto de la infancia que cada una de nosotras aportamos y escogimos, ¿por que no pruebas a hacerlo tú ?es muy curioso las cosas que puede una imaginar y ver a través de una fotografía.
    Besotes
    magui

  7. Nieves Ollés escrigué:

    Que bonito el Domingo de Ramos, yo vomo Pili y tantísimas niñas y niños de entonces estrenaba zapatitos nuevos, vestido y por supuesto la palma “que bonita era”, con su lazo azul o verde o rosa daba igual y sus chuches o muñequitos colgando. Como esperaba el Domingo de Ramos que fiesta tan bonita.
    Nostalgia de unos años que no volveran pero que hermoso es recordarlos.

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress