jun 14

El dueño del bar acuchilla a un tipo por empeñarse en cagar en su baño sin  consumir - Periodista Digital– Sr Clos, tenía Vd razón. Su mujer se ve con un hombre todos los viernes por la tarde. Se ven en un dúplex de la avenida Pearson, número 34, piso 3º.

 Alberto Clos dio un puñetazo en la mesa con rabia y cara roja a punto de estallar.

 — ¡Lo sabía! ¿Ha hecho fotos? ¡Se va a enterar! –dijo más para si mismo que para el detective que le había confirmado lo que ya sospechaba.

– Por supuesto Sr Clos. Aquí las tiene –dijo el detective extendiendo decenas de fotos furtivas que había tomado durante los días de seguimiento.

– Pero … ¡Si es mi hermano! ¡desgraciado! ¡Mi hermano y mi mujer!

– Señor, yo sólo sé que coinciden, no puedo saber más.

– ¡Ya te lo digo yo! ¡Me engañan!

 Alberto se dejó caer en el sillón pesadamente y pasó el resto del día rumiando su venganza y sumido en sus cábalas.

Cuando llegó su esposa, tenía ya claro cómo abordar la situación.

–  Querida, he pensado que el próximo fin de semana podríamos hacer un viaje relámpago a Oporto. Me han dicho que es una ciudad que vale la pena y yo tengo que tratar un negocio de vinos con un cliente.

– ¿Cuándo saldríamos, Alberto?

– El viernes al mediodía.

– Huy, lo siento querido pero no puedo. Ya tengo compromisos que no puedo eludir.

– No te preocupes, querida. Lo posponemos para el siguiente.

– Tampoco puedo. De momento los viernes los tengo comprometidos.

– ¿Ah, si? ¿Y con quién?

– ¡Alberto! ¿Yo te pregunto qué haces y con quién te reúnes? ¿Verdad que no?, pues mutis por el foro.

 Enojada, abandonó la estancia.

 Al siguiente viernes, Alberto decidió seguirla y sorprenderlos en medio de la faena. Por supuesto nadie notó nada. Se marchó como siempre. Tenía todo su plan perfectamente milimetrado. Alquiló un coche que no pudiera identificar su mujer y la siguió en cuanto puso el pie en la calle.

 Según previsto, a las cuatro y media su mujer salió de casa. Iba vestida como siempre, sin novedades ni estridencias.

¡Claro! –pensó-. Lo hace para disimular.

 La siguió hasta la dirección que le había dado el detective. La vio salir del taxi y subir apresuradamente los tres escalones que la separaban de la puerta principal del edificio.

 Tuvo que esperar a que alguien del edificio saliera y él pudiera entrar sosteniendo la puerta antes de que se cerrara.

 El porte altivo. El gesto hosco. Y en su mente un solo propósito: Venganza. Es lo único que podía pensar ante tamaña afrenta, ante el engaño de su mujer y su hermano. Dos personas en las que confiaba plenamente y que habían hecho un daño irreparable a su dignidad y a su orgullo imposible de digerir.

 Apretó con fuerza el objeto punzante que sostenía en su bolsillo. Pulsó con insistencia el timbre. Su mujer abrió y lo miró sorprendida.

 — ¡Vaya! ¡Nos has pillado! –dijo con una sonrisa pasada la primera sorpresa.

– ¡Encima te ríes de mí! –chilló mientras sacaba el arma del bolsillo y, con fuerza, le asestaba una cuchillada mortal.

 Sintió una punzada de dolor en su interior, pero la desechó enseguida. No se arrepentía. Ante el chillido de su mujer, el hermano bajó corriendo las escaleras y lo miró con ojos fuera de sí.

 — ¡Pero qué has hecho imbécil! ¡Te estábamos preparando la fiesta por tu cincuenta cumpleaños! Era el único día que mi amigo nos deja su piso para decorarlo. ¡Llevamos semanas preparándote la sorpresa! ¡desgraciado!

Angela Santolera

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress