nov 06

alergias-alimentarias1Maribel, emigrante andaluza, llego a Barcelona con nueve años de la mano de sus padres y hermanos. Corría el año 1953.  Se instalaron en el Guinardo, un barrio de autoconstrucción que acogía a todas aquellas familias que llegaban en busca de una vida mejor para sus hijos que la que habían tenido ellos, trabajando para el cacique del pueblo. Maribel estudia magisterio en la Autonoma de Bellaterra

Julián es estudiante de derecho en la UAB, tiene veinte años y es hijo de un diputado de Alianza Popular, que se pasa la mitad del año viviendo con su querida en Madrid por cuestiones de trabajo. Su madre una señora de la burguesía catalana acude a misa diaria y después se reúne con sus amigas en el Club de Golf de la Diagonal, para jugar unas partidas de canasta  mientras se toma media docena de gin tonics.

 Cada mañana suben al mismo vagón de los Ferrocarriles Catalanes que los lleva a Bellaterra, pero al llegar al final del recorrido sus caminos se bifurcan. Ella estudia magisterio en la facultad de Ciencias de la Educación y él estudia en la facultad de Derecho. A pesar de tenerlo todo en contra se liaron. Los amigos no se explicaban cómo era posible aquella relación. Lo que ellos no sabían era que a pesar de los pesares Maribel y Julián se habían enamorado.

No les importa la diferencia de clase social a la que pertenece cada uno de ellos, ni el qué dirán las familias o los amigos. Todo aquello es secundario. Solo importa lo que ellos quieren. Y ellos quieren estar siempre juntos.

Ella está afiliada al PSUC y el milita en Alianza Popular, pero entre ellos nunca hablan de política. Ella fuma Ducados y el Winston. Acuden a las manifestaciones por separado. Cada uno con los suyos. Si deciden ir al cine, escogen la película de forma alternativa.

Ayer Maribel fue la encargada de decidir el cine y la película que iban a ver.  La escogida ha sido una  de Bergman en la Filmoteca: “Gritos y susurros”. Julián, casi se duerme si no llega a ser por los comentarios que le va susurrando Maribel al oído.  La semana próxima Julián ya tiene en mente la película que veran: “Impacto súbito” con Clint Eastwood y Sondra Locke. Los amigos no se explicaban cómo es posible seguir manteniendo aquella relación, después de casi un año juntos.

Ahora han decidido vivir juntos. Han visto un  ático reformado. Es pequeño, pero suficiente para ellos: un dormitorio, cocina americana, cuarto de baño y una gran terraza donde tomar el sol y organizar cenas –por turnos- con los amigos de uno y después con los amigos del otro.

Hoy han quedado en el Parque de la Ciudadela. Es su primer aniversario. Van a hacerse un regalo sorpresa. Julián ha comprado un cachorro de pastor alemán para regalárselo a Maribel.  Se encuentran delante de la cascada. Cada uno de ellos lleva una bolsa. Julián abre la suya y aparece la cabecita del pequeño Rex.  Maribel da un salto y se aparta.

­–¿No tendrás miedo a los perros? –- pregunta con extrañeza Julián.

–Lo siento Julián,  los perros no me gustan-– responde Maribel mientras abre lentamente su bolsa.

Julián se acerca, no ve nada.  Acaba abriendo del todo la cremallera que todavía cierra parte de la abertura de la bolsa. Dentro hay una pequeña bola de pelo negro. Solo sus brillantes ojos delatan la presencia de un felino. Al momento Julián empieza a estornudar y a toser. Le lloran los ojos. Sus manos se han llenado de un sarpullido. Tiene alergia mortal a los gatos.

Ninguno de los dos quiso desprenderse de su pequeña mascota. Se siguen encontrando cada mañana en los Ferrocarriles Catalanes, camino de Bellaterra, se saludan y se hablan lo justo. Al llegar al campus sus caminos se bifurcan. Los amigos no se explican como dos personas que se querían hasta el infinito y mucho más se han separado por una cuestión de pelos.

Rosa C.L.

 

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

4 Comentaris a “Una cuestion de pelos”

  1. Pili escrigué:

    Quina llàstima que per “una questió de pelos” s,hagi desbaratat l’amor d’aquesta parella. Penso que ja de bon començament pintava complicat.

    El teu relat fa reflexionar. Potser amb voluntat i un bon diàleg haurien trobar una solució. Ves a saber si la volien trobar.

    Una abraçada.

  2. teresa vidal escrigué:

    M’ha cridat l’atencio veure un gat i un gos davant del menjar que semblava tenien que compartir.

    Molt bona tota la historia. Encara que et deixa una mica trista pel final. Peró la mvida és així.

    Una abraçada.

    • Rosa C.L. escrigué:

      Hola Teresa, m’agrada molt el teu comentari. Normalment procurem “penjar” una imatge que tingui una certa relació amb el text que publiquem, per tal de captar l’atenció de les persones que accedeixen al nostre blog i el llegeixin.

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress