des 08

Navidad

Cae la nieve dejando al mundo reducido.
En esa época, se dan al desenfreno, los Pinkerton,

y te descubre a ti mismo, de cualquier manera,
la huella impresa en ella con descuido.
Esos hallazgos no exigen tributo.
Silencio por todo el barrio.
!Cuánta luz se metió en ese trozo de estrella
al llegar la noche! Tanta como fugitivos en una balsa.
No te ciegues, !mira! Tú también eres huérfano,
Desarraigado, canalla, estás fuera de la ley;
no busques, porque nada tienes. De tu boca,
como de un dragón, salen bocanadas de humo.
Mejor será que reces en voz alta, como un segundo Nazareno,
por los reyes sin reino que vagan por los presentes
en ambos confines de la tierra,
y por todos los niños en sus cunas.

                                                                 Joseph Brodsky, Diciembre de 1986

Análisis:

“Veinticuatro de diciembre”es una de las poesías incluidas en la obra “Poemas de Navidad” donde Brodsky, prescindiendo de tópicos y sensiblerías, intenta una reflexión profunda sobre ese tiempo donde el consumismo convulsivo domina la voluntad de la buena gente, dispuesta a endeudarse a cambio de una vana ilusión de felicidad. El autor pretende cambiar el nivel de conciencia de los lectores haciendo que reflexionen sobre la posibilidad de que bajo los destellos de las luces navideñas, a su lado camine un fugitivo, un exiliado, una victima de todas las injusticias ocultas tras el decorado de la dulce Navidad

Cuenta que inició el poemario en una dacha de Komarovo, donde le sirvió de inspiración el recorte de una revista polaca representando la adoración de los Magos de Oriente. A partir de entonces se propuso escribir un poema todas las navidades durante los últimos veinticinco años de su vida, siempre sorprendido ante el hecho de que un “supuesto acontecimiento” como el nacimiento de un hombre (Cristo) pudiese dividir la historia de la humanidad en dos partes: antes y después de su advenimiento.

Escritas en versos pareados, imitando las rimas del folclore popular, parte de su magia se pierde inevitablemente en la traducción de J.J Herrera y Esvetlana Maliavina. Esta última interpreta el significado de los poemas de Navidad como “un intento por superar la luz, pues sólo mirando fijamente en la oscuridad se puede distinguir la estrella, signo de esperanza y equilibrio”

Reseña    bibliográfica:                                                                                                             

Joseph Brodsky (Leningrado 1940- Nueva York 1996) Premio Nobel de Literatura 1987. Fue un adolescente rebelde que abandonó los estudios a los quince años para dedicarse a escribir poemas y aprender idiomas. En la sociedad soviética de la época era inaceptable un joven que no estudiaba ni trabajaba, por lo que fue acusado de “parasitismo social”,  siendo deportado en 1964 a una granja colectiva en la penitenciaría de Arjanguelsk, a orillas del río Dvina, donde le obligaron a acarrear estiércol durante un año y medio. Había sido condenado a cinco años, pero fue indultado gracias a la intervención de Ana Ahmátova, Dimitri Shostakóvich y otros artistas importantes.

La justicia soviética le acusó de llevar una vida de vago, de saltar continuamente de trabajo y de no buscarlo cuando se quedaba sin empleo. Brodsky trató de defenderse alegando que se mantenía ocupado escribiendo poesía. Cuando el juez le preguntó que hacía por su patria, le contestó: “escribir poemas, ese es mi trabajo. Creo que lo que escribí será útil a la gente, no sólo ahora, sino para futuras generaciones”. A la pregunta sobre quién le había dado el nombre de poeta contestó “No lo sé.., Dios tal vez”.

Durante los nueve años que, después de su condena, todavía permaneció en la URSS, se convirtió en un poeta maldito, sufriendo no solo el rigor de la censura, además  tuvo que enfrentar la peor tragedia de un escritor: Ningún editor se atrevía a publicar sus libros.

Antes de abandonar Rusia (1972), trabajó en una fábrica, en un faro, en un laboratorio de cristalográfica y en una morgue, y durante un tiempo se dedicó a viajar por toda la Unión Soviética como vagabundo, haciendo honor a la fama de parásito.

Exiliado desde 1972, Brodsky emigró a Estados Unidos donde estuvo dando clases de literatura en el Mount Holyoke college de Nueva York. Con su primer sueldo pagó un viaje a Venecia, ciudad de la que se enamoró y a la que, a partir de entonces, regresaría todos los años. Muchos de sus poemas de Navidad fueron escritos y están situados en esa ciudad, donde por voluntad propia, descansan sus restos desde el día de su muerte en 1996.

La fuerza realista de sus versos, la capacidad para expresarse en inglés y probablemente la política reformista de la URSS a partir de la llegada de Gorbachov al poder (Perestroika), fueron argumentos de peso para concederle el premio “Nobel” en 1987. Este premio debe ser interpretado como un estímulo a la reflexión, la voluntad de pensar, al sentido que la poesía, como instrumento de conocimiento, puede tener todavía en nuestros días. Y debe ser leído como la consagración de un discurso independiente y crítico que pone por encima de razones políticas la fuerza de las ideas y de la inteligencia.

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress