jul 19

recuerdosTodos los seres humanos, establecemos a lo largo de nuestra vida contactos con personas o situaciones que nos dejan marcas de huellas emocionales, que permanecen imborrables en el recuerdo, a la vez que son fácilmente accesibles en cada instante.

A lo largo de nuestro camino por la vida, conocemos hechos o convivimos con personas por muy distintos motivos: durante nuestra vida familiar, en los años de estudio, en nuestra actividad profesional, en momentos de ocio, en actividades sociales, en situaciones de enfermedad propias o ajenas, con motivo de relaciones afectivas, al desarrollar actividades lúdicas, etc., que nos dejan una huellas emocionales y afectivas, y marcan una serie de hitos destacables en nuestro proceso.

Estos hitos son parecidos a las áncoras, y a medida que transcurre el tiempo quedan ancladas en el pasado, con la particularidad de que pueden ser accesibles debido a nuestra capacidad de recordar. Son recuerdos que quedan accesibles desde el presente, y todo y que se hayan producido en un pasado que puede ser más o menos cercano, quedan registrados en nuestra memoria inmediata.

Suelen estar muy vinculados al tipo de emoción producida, y son guardados por una cuestión afectiva que puede ser de distinto signo: una muerte, un nacimiento, un proceso de enfermedad, un premio, un suicidio, un accidente grave, un galardón inesperado, un despido profesional, una relación afectiva, etc.

Estas áncoras se asemejan a marcas emocionales, que quedan indelebles en nuestra memoria, y tanto sean positivas como negativas, influirán después en nuestras actitudes, en nuestro recuerdo, y en su percepción a lo largo del resto de nuestra vida.

De una forma o de otra, todas las personas percibimos este tipo de áncoras o hitos; si no fuera así, querría decir que nuestra vida ha carecido de sensibilidad, sin huellas ni recuerdos que la distingan, y eso en la realidad es prácticamente imposible.

Probablemente, haya que distinguir en que estas áncoras tienen distinto peso, dependiendo de la experiencia que hayamos tenido de ellas: si fue negativa, la opción idónea es que nos haya servido para experimentar y aprender de tal situación; no repitiéndola si ha sido negativa, o sabiendo como actuar en caso de reproducirse otro caso semejante. Si el hito, el suceso o el contacto fue positivo, lo ideal sería disfrutarlo conscientemente al vivirlo, y que se haya tenido la oportunidad de poderlo compartir.

Un refrán dice, que: ”Los malos momentos son para aprender de ellos; y los buenos momentos, son para disfrutarlos”. A partir de él, bajemos y elevemos las áncoras, y busquemos con ello conseguir gozar del viaje y mantener una buena singladura.

Javier de la Casa

 

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

2 Comentaris a “Las Áncoras del Pasado”

  1. Mª Jesús Mandianes escrigué:

    Aunque los malos momentos pueden dejar profundas cicatrices, que no acaban de curar nunca, e incluso llegan a afectar nuestra conducta para los restos. Es curioso como contrariamente los buenos momentos parece que se olvidan con facilidad.

  2. Magui escrigué:

    Como bien dice el refrán que mencionas e tu narración hay que aprender de los malos recuerdos, aprender a olvidarlos, a superarlos y si se da el caso no volver a repetir según que acciones evitando así tener un mal recuerdo en un futuro. En cuanto a los buenos hay que revivirlos constantemente ya que siempre, incluso en el peor de los momentos son capaces de arrancarnos una sonrisa.

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress