jun 06

María, sentada en actitud cariñosa en el amplio reposabrazos del sofá y cogiéndole las manos, miraba fijamente a los ojos a su marido. Nunca lo había observado tan intensamente y descubrió con sorpresa que sus ojos no eran totalmente marrones, tenían una fina línea azul oscuro envolviendo su retina. –¡Pero qué bonitos tienes los ojos!, ¿cómo es posible que no me haya dado cuenta? –le dijo alegremente.

La mirada que Carlos le devolvía, tierna, intensa, profunda, no pasó desapercibida a María.

–¿Qué me estas diciendo con esa mirada?

Silencio. Pasaron unos segundos como hipnotizados.

– Carlos, ¿qué estas pensando?

Silencio

Soltó sus manos y, sin hablar, respetando el mudo diálogo que se estableció entre ellos, comenzó a besarlo suavemente, muy suavemente, por el lado derecho del cuello. María iba rozando con sus labios aquella piel tan delicada y subió por la mejilla. Besaba cada centímetro de su piel como si esparciese la más delicada de las cremas y reseguía las tiernas cicatrices a un lado y otro de la cara, cual maestro restaurador valora los daños de un valioso cuadro.

Carlos, cerrando los ojos, se dejaba querer. María lentamente pasó a su labio superior, un labio muy inflamado todavía desde la reciente operación y que debieron estirar tanto que le había quedado deformado, y la piel, era tan finísima que al contacto de sus labios parecía de seda. Sus ojos se llenaron de lágrimas pero fue una milésima de segundo, enseguida se repuso. –La inflamación bajará y podremos restaurar el labio inferior en cuanto se recupere—había dicho el cirujano. Una sonrisa de esperanza iluminó su semblante y siguió besando aquel trocito de seda liliácea de una comisura a la otra, una vez, dos, tres… de pronto tuvo una idea

–¿Bailamos?

–¿Ahora…? No tengo ganas… ¿que cosas se te ocurren? –Sus miradas volvieron a encontrarse con redoblada intensidad.

Sí, por favor –le animó con su mejor sonrisa—bailaremos despacito y muy juntos, no nos saldremos de una baldosa, te lo prometo ¡así nos abrazaremos mejor!

–Buscó entre sus CD’s y rápidamente empezó a sonar la melodía más maravillosa, según María, que existía y que tantas veces habían bailado: Unchained melody.

–Carlos, a pesar de la sutil negativa, ya la esperaba de pié, con los brazos abiertos y una deliciosa sonrisa. Abrazados, bailaban al compás de la melodía y relajaban nuevamente sus cuerpos, pero seguían muy juntos, gozando de cada segundo que la vida les regalaba. Los dos eran conscientes.

Al oír el timbre de la puerta, María se levantó del sofá y secándose las lágrimas musitó moviendo la cabeza: “¡Qué visita tan inoportuna!”

Abrió con expresión de desagrado. –Hola—dijo a su mejor amiga, dejando translucir su estado de ánimo. Cerró la puerta y sin hacer ademán de darle paso, continuó de pié, en silencio.

–¿Cómo estás María, te sientes muy sola? ¿Qué haces?—Desconcertada por el frío recibimiento, Julia había soltado una retahíla de frases hechas y prefirió no decir nada más.

–Estábamos bailando—respondió al fin en tono ácido María

–¿Qué estabais bailando?—miró atónita a su amiga– ¿quiénes?

–María estaba pálida. Toda la tensión se transformó en un llanto compulsivo. Julia la abrazó con inmensa ternura y así continuaron hasta que, más calmada, María respondió—con Carlos, todavía siento sus manos en mi cuerpo.

Mar

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

3 Comentaris a “Estábamos bailando”

  1. Pili escrigué:

    Me ha llegado al alma.Tu relato és sensible, tierno y muy emotivo. Es un magnífico sueño que desgraciadamente tiene un cruel despertar. Soñar con aquellos bellos instantes que da la vida ajuda a sobrellevar cargas que a veces resultan demasiado pesadas. No dejes de soñar.

  2. Mª Jesús Mandianes escrigué:

    ¡Me ha emocionado tu relato! Saber transformar la realidad dándole un toque de fantasía nos ayuda a sobre llevar los amargos golpes que nos da la vida. ¡No dejes nunca de transformar tus emociones en letra impresa! Un abrazo.

  3. Ángeles escrigué:

    Ésa es la poderosa mágia de la escritura, libera, transforma, cura.
    Gracias por vuestras palabras

Fes un comentari

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress