mar 10

carpaHabía una vez una carpa dorada que toda su vida, había transcurrido dentro de una gran fuente con surtidor, que se hallaba en los jardines del zoo de la ciudad.

Aquel verano el sol desplegó sus rayos con más intensidad que nunca. Las personas que visitaban el parque se acercaban a la fuente para poder refrescar momentáneamente su ardiente y enrojecida piel.  La carpa dorada los observaba des de el fondo de la fuente, escondida entre el bosque de algas acuáticas. También ella había percibido sobre sus escamas que el agua de la superficie, donde acostumbraba a nadar para comer larvas de insectos, estaba cada vez más caliente.

Un mañana en plena canícula estival, mientras buscaba inútilmente una larva que echarse a la boca, noto que una fuerza muy grande la succionaba fuera del agua. Y se vio de repente fuera de su elemento vital, flotando en el aire. Y mientras iba ascendiendo, observo una nueva  panorámica de la fuente, que nunca hasta aquel momento había podido contemplar. ¿Cómo era posible que estuviera flotando en el aire? ¿Cómo era posible volar sin alas?

Se dio cuenta que se encontraba dentro de una nube, una nube que se había formado con el agua evaporada de la fuente. Las gotas de agua que formaban la nube, empezaron poco a poco a coger diferentes tonalidades: rojo, naranja, azul, verde, violeta…y  la carpa dorada se vio de repente sumergida en un mar de agua de múltiples colores, se encontraba nadando dentro del arco iris.

Primero sintió miedo de caer al vacío, luego sintió alegría cuando comprobó que podía nadar libremente como si estuviera en la fuente del surtidor y luego sintió tristeza, porque no sabía cómo volver a la que había sido su casa hasta aquel momento. Y empezó a llorar. Cuando el arco iris oyó su llanto, empezó a desplazarse por el inmenso mar celeste, hasta que la parte final de su arco llego hasta la fuente del surtidor i lentamente la carpa dorada se fue deslizando por el suave arco hasta volver a sumergirse en las aguas cálidas de la fuente. Y desde aquel día, cada vez que los rayos de sol inciden en sus escamas, estas cambian de color y reflejan todas las tonalidades del arco iris.

Rosa C. L.

Share and Enjoy:
  • Facebook
  • Twitter
  • Print
  • email

2 Comentaris a “La carpa dorada”

  1. teresa vidal escrigué:

    Muy buena la descripción. Pero sobre todo muy buena la sensación de paz y armonía que produce al leer. Yo misma me he visto flotando en ese arco iris tan bien descrito. Es un cuento para los niños y los no tan niños.
    Hasta pronto.

  2. Rosa C.L. escrigué:

    Gacias Teresa, por tu comentario. Mea alegra haber podido transmitir esta sensación de paz en la lectura de esta pequeña narración. Un abrazo.

Fes un comentari a Rosa C.L.

  • Blogueres de Sant Martí

    Les Blogueres de Sant Martí som un grup de dones que es forma a partir del taller: "La teva veu a internet". Hem creat una finestra oberta a totes les persones on poder reflectir les nostres inquietuds sobre el que succeeix al nostre entorn.

  • Amb el suport de:

    www.xarxantoni.net
    Xarxa Comunitària de Sant Antoni
    www.farinera.org
    La Farinera del Clot

    EAMP
  • Sobre aquesta web:

    Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

    Aquesta web ha estat desenvolupada per www.femweb.info; utilitzant PHP, XHTML, CSS i JavaScript. Powered by WordPress